De camping en Cerdeña

Camping en Cerdeña

Durante nuestra estancia de 13 días en Cerdeña elegimos ir de camping en vez de alojarnos en un hotel o apartamento. Varios factores influyeron a la hora de tomar está decisión, pero el económico fue el decisivo. Como en julio y agosto los precios se disparan al ser plena temporada alta, el presupuesto del viaje quedaba por encima de lo que queríamos gastar. Sin embargo, yendo de camping podíamos ahorrar bastante, así que no dudamos en cargar con nuestro material de acampada y, con el coche hasta los topes, embarcar en el ferry rumbo a Porto Torres.

Sabemos que ir de camping no es algo que le guste a todo el mundo. A nosotros nos encanta, pero entendemos perfectamente que haya quien prefiera las comodidades de otro tipo de alojamiento. Si estáis pensando en ir de camping en Cerdeña, ya sea en tienda de campaña o campervan, en este post os daremos algunos consejos prácticos que os pueden ser de utilidad. También os indicaremos los campings en los que nos alojamos, por si os sirve de ayuda a la hora de elegir dónde quedaros.

¿Es caro ir de camping en Cerdeña?

Aunque los precios de los campings son más caros en julio y agosto que el resto del año, sigue resultando una opción mucho más económica que otros tipos de alojamientos. Por 12 noches (la última noche dormimos en el coche mientras esperábamos para embarcar en el ferry de madrugada) pagamos un total de 515,00€. Es decir, una media de 42,91€ por noche. Cuantas más estrellas tiene un camping, más caro suele ser, aunque a veces eso no sea indicativo de su calidad y encontréis campings de 2 estrellas mejores que algunos que tienen 3.

La gran mayoría de campings en Cerdeña, además de tener parcelas para tiendas, caravanas y campervans, cuentan también con bungalows. Son más caros, pero siguen teniendo precios muy competitivos en relación con hoteles y apartamentos. Si no tenéis por costumbre ir de camping y no contáis con el material adecuado, un bungalow puede ser una opción muy interesante.

Consejos útiles para ir de camping en Cerdeña

Ir de camping en Cerdeña nos ha parecido una buena experiencia. Estuvimos en 5 campings distintos, cambiando cada pocos días en función de la zona de la isla que fuéramos a visitar. Todos ellos, excepto uno, contaban con unas instalaciones adecuadas y con un nivel de limpieza correcto. No reservamos con antelación, ya que fuimos haciendo planes sobre la marcha. En todos encontramos plazas libres, pero si queréis viajar más tranquilos y sabéis las fechas en las que vais a estar en cada sitio, reservar con algo de tiempo es una buena idea.

Pensad que muchos campings cierran en invierno, pero como la mayoría solemos viajar a Cerdeña entre mayo y octubre, no hay problema en encontrarlos abiertos. La mayoría de campings se localizan a lo largo de todo el litoral sardo. En el interior de la isla también es posible encontrar algunos, aunque la oferta es bastante inferior.

Una gran ventaja de ir de camping en Cerdeña es que muchos de ellos se encuentran en primera línea de playa. Normalmente solo hay que cruzar una carretera o unas cuantas dunas y se llega directamente al mar. Muchos cuentan también con piscina, un extra que siempre se agradece. Sea cual sea el camping que elijáis, intentad escoger una parcela a la sombra porque en caso contrario pasaréis calor.

En algunos campings se tiene que pagar por darse una ducha con agua caliente. No suele ser caro, pero siempre tenéis la opción de daros una ducha con agua fría ya que esa opción siempre es gratuita. Es importante que llevéis vuestro propio papel higiénico: ninguno de los campings en los que estuvimos tenía papel, así que suponemos que es algo generalizado en toda la isla. Veréis que en casi todos los campings hay todavía inodoros a la turca. No os preocupéis, también los hay “normales” (al estilo occidental), pero no os sorprendáis si los veis (tanto en Italia como en Francia son habituales).

Si queréis ahorrar un poco, podéis elegir una parcela sin electricidad, ya que es algo que no suele estar incluido y hay que pagar aparte. El precio suele ser de 3 o 3,5 euros al día. A nosotros nos resulta muy cómodo tener electricidad en la parcela, especialmente para cargar los móviles a diario y usar el hervidor de agua que siempre llevamos para preparar el café de la mañana.

En todos los campings el agua es potable. Algunos tienen fuentes cerca de las parcelas. Si no hay, en los baños siempre podréis llenar vuestras botellas. En los pequeños supermercados que casi todos los campings tienen también podéis comprar bebidas frescas, aunque a veces tienen un precio abusivo.

Los horarios de recepción, en temporada alta, son bastante amplios. Eso sí, a veces cierran la barrera de acceso entre las 13:00 y las 16:00 horas, por lo que si llegáis en esa franja horaria os tocará esperar fuera hasta que os dejen entrar con el coche.

Los campings donde nos alojamos en Cerdeña

Como hemos comentado, nos alojamos en un total de 5 campings durante nuestra estancia en Cerdeña. Fueron los siguientes:

Camping Village Li Nibari

Este camping se encuentra en Sorso, muy cerca de Porto Torres, así que fue el elegido para pasar las primeras 3 noches. Nos vino bien para visitar la zona de Sassari, Alguer y Stintino. Nos costó 44,50€ por noche. Aunque cuenta con 3 estrellas, este camping fue la gran decepción del viaje. Las instalaciones son viejas y, en cuanto a limpieza, dejan bastante que desear. Tampoco nos gustó el ambiente del camping: había muchos campistas de larga duración que se conocían entre ellos y hablaban a gritos de una parcela a otra. Por la noche ponían música con el volumen muy alto hasta casi la medianoche. No volveríamos a este camping, sinceramente.

Los baños, como hemos dicho, no destacan por su limpieza. La mitad de los lavabos están rotos o atascados. Solo hay una ducha de agua caliente (gratis) en el interior, las demás están al aire libre y el agua sale fría o templada en el mejor de los casos. Además, no hay ni un triste gancho para colgar la toalla.

El camping tiene piscina, pero por algún extraño motivo el agua tiene un color verdoso que la hace poco apetecible. Tampoco parece que la limpien a menudo, a juzgar por la cantidad de arena y suciedad acumulada en el fondo. Una cosa buena del camping es que está frente a la playa, al otro lado de unas dunas. No es de esas playas espectaculares por las que es famosa Cerdeña, pero para darse un baño y tomar un poco el sol, no está mal.

Camping Nurapolis

En este camping de 3 estrellas, muy cerca de Oristano, pasamos un total de 2 noches. Estuvimos muy a gusto y repetiríamos sin dudarlo. Nos costó 41,00€ por noche y su ubicación nos vino muy bien para explorar el oeste de Cerdeña. Se encuentra frente a la playa de Is Arenas y hay acceso directo a ella a través de unas dunas.

Las instalaciones del camping están limpias y son muy grandes y cómodas. Las duchas de agua caliente están incluidas en el precio, aunque también las hay de agua fría (está realmente fría, solo es apta para valientes). Una peculiaridad tanto de los baños como de las duchas es que son unisex.

El supermercado del camping está bien surtido y los precios son razonables. La zona para acampar es muy agradable y sombreada. No se puede tener el coche en la parcela, hay que dejarlo fuera, pero para cargar y descargar os dejan entrar con él sin problemas. El camping cuenta con bar, pizzería y restaurante. Cenamos una pizza riquísima y a buen precio.

Campeggio Cala d’Ostia

Situado en Santa Margherita di Pula, este camping de 2 estrellas nos gustó bastante. Estuvimos un par de noches y desde allí visitamos la zona de Cagliari y sus alrededores. Pagamos 40,00€ por noche. Las duchas calientes no están incluidas en el precio: cuestan 0,70€.

Las instalaciones están muy bien, tanto en nivel de limpieza como en el estado de conservación de las mismas. La única pega es que si os dan una parcela en el extremo más alejado del camping os tocará caminar un buen trecho para llegar hasta los baños. Si no queréis pagar por una ducha caliente, las duchas exteriores son de agua fría.

Las parcelas son de tamaño adecuado y están a la sombra de un bosquecillo de eucaliptos. Hay muchas hormigas, cuidado con dejar comida a la vista. Frente al camping hay una serie de pequeñas playitas, la mayoría de ellas rocosas pero poco concurridas.

Camping Iscrixedda

Este camping de tres estrellas se encuentra en la población de Lotzorai, al sur del Golfo de Orosei. Es un buen lugar desde el que descubrir el este de Cerdeña. Pasamos dos noches en él, a un precio de 43,00€ la noche. Si los demás campings estaban junto a la playa y tan solo había que cruzar una carretera o atravesar una duna para llegar a ella, aquí estamos literalmente en la playa. Solo hay que abrir una pequeña puertecita y te encuentras directamente en el mar. Es una playa de arena gruesa y con un agua muy limpia, aunque es bastante profunda en comparación con la mayoría de playas de la isla.

Camping en Cerdeña

Las instalaciones se limpian varias veces al día y son muy grandes y cómodas. Las duchas de agua caliente están incluidas en el precio. La zona de acampada, bajo los pinos, está muy bien. Los coches se deben dejar en el exterior, pero se puede entrar el vehículo para cargar y descargar.

Un detalle que nos llamó la atención es la cantidad de actividades infantiles que realizan en el camping. Vimos que se llevaban a un grupo de niños de paseo con un par de monitoras y por las noches había espectáculo musical infantil en directo. La zona de juegos también es muy completa, así que parece un camping muy adecuado para familias.

Una de las noches pedimos una pizza para llevar en la pizzería del camping. Estaba muy buena y muy bien de precio. También hay un bar, un restaurante y un supermercado bastante completo.

Camping La Liccia

Este fue nuestro último camping en Cerdeña. Pasamos en él las tres últimas noches. Está muy cerca de Santa Teresa Gallura, así que desde allí recorrimos ese extremo del norte de la isla, incluida La Maddalena. Pagamos 44,50€ por noche y estuvimos realmente a gusto en él. Tiene 3 estrellas, algo que se nota en la magnífica piscina con la que cuenta. Este camping no está tan cerca de la playa como los demás. Hay un sendero desde el camping que lleva hasta ella pero hay que caminar bastante.

Sus instalaciones están limpias, aunque una parte está un poco anticuada pero en buen estado. El agua caliente de las duchas está incluida en el precio. Las parcelas tienen un buen tamaño y en las que están destinadas a las tiendas de campaña hay un tejadillo de cañizo para garantizar la sombra.

Tanto el supermercado como el bar y el restaurante son estupendos. Cenamos en el restaurante dos noches seguidas. Es recomendable reservar mesa o ir bien temprano.

Lo mejor de todo es el precioso gato que se pasea por el camping. Va de parcela en parcela buscando mimos y algo de comida. Se deja acariciar y coger en brazos y, si te descuidas, se mete en la tienda a investigar. Fue un punto más a favor de este camping, que sin duda repetiríamos.

Conclusión: una experiencia muy recomendable

Si estabais pensando en la posibilidad de ir de camping en Cerdeña, esperamos que este post os sirva para convenceros. Y si es una idea que nunca os habíais planteado, quizá os hayamos animado a hacerlo.

Deja una respuesta