De paseo por Venecia: Cannaregio y el gueto judío

Cannaregio

En nuestro segundo día en Venecia tuvimos tiempo de visitar tres de sus barrios. Empezamos y terminamos el día en San Polo y Santa Croce, como ya os contamos en nuestro anterior post. Y aprovechamos el mediodía para dar un agradable paseo por Cannaregio, situado al norte de la ciudad y donde se encuentra el antiguo gueto judío.

Cannaregio es un barrio un poco menos turístico que otros y donde viven buena parte de los habitantes de Venecia. La zona más próxima al Gran Canal es la más ajetreada, pero a medida que uno va más hacia el norte todo ese bullicio queda atrás. Esa zona de rectos y anchos canales es más amplia y luminosa, distinta a la imagen de tortuosas callejuelas tan típica de Venecia.

Rincones de Cannaregio

Callejeando por Cannaregio

Nuestro paseo por Cannaregio comienza tras bajar del estupendo mirador que hay en la azotea de los grandes almacenes T Fondaco dei Tedeschi, junto al Puente de Rialto. Nos dedicamos a callejear sin rumbo fijo, perdiéndonos de vez en cuando. Cerca del Teatro Malibran entramos a echar un vistazo a la pequeña librería Marco Polo. Nuestros pasos nos llevan a continuación hasta la iglesia renacentista de Santa Maria dei Miracoli y al bonito campo de Santa Maria Nova.

Santa Maria dei Miracoli
Campo Santa Maria Nova
Vistas a la iglesia de Santa Maria dei Miracoli desde el Campo Santa Maria Nova

Por la Fondamenta Van Axel nos asomamos a contemplar las vistas que hay desde el Ponte del Cristo. Nos detenemos en este punto, ya que a partir de aquí empieza el barrio del Castello, que tenemos intención de explorar en otro momento.

Fondamenta Van Axel

Allí tomamos la Calle Larga Widmann. Desde el puente Widmann contemplamos un rincón particularmente bonito de la ciudad que no suele faltar en ningún recorrido el góndola. Se trata de dos preciosas calles porticadas: el Sotoportego Widmann y el Sotoportego del Magazen. No sabemos exactamente por qué, pero este lugar nos encanta.

Vistas desde el Ponte Widmann
Paseando por Sotoportego Widmann

La calle más estrecha de Venecia está en Cannaregio

Emprendemos a continuación la búsqueda de la Calle Varisco, la calle más estrecha de Venecia. Después de dar vueltas arriba y abajo porque no logramos orientarnos con el mapa que llevamos, finalmente nos topamos con la entrada al minúsculo callejón. Es realmente estrecho, apenas es del ancho de nuestros hombros. Tampoco es que se trate de una calle particularmente bonita, pero sin duda resulta de lo más curiosa.

Volvemos parcialmente sobre nuestros pasos y nos dirigimos al Campo dei Santi Apostoli. Allí se encuentra la iglesia del mismo nombre.

El Sotoportego del Magazen, justo enfrente, está muy concurrido. También lo está este tramo de canal, por donde no dejan de pasar una góndola tras otra.

Desde el Campo dei Santi Apostoli parte una de las principales calles peatonales de Venecia: la Strada Nova. Esta calle circula paralela al Gran Canal, por detrás de palacios como Ca’ d’Oro o Ca’ Pesaro. Está repleta de tiendas de todo tipo y suele estar atestada de gente.

Strada Nova

Campo della Maddalena: una pequeña plaza con mucho encanto

Y al llegar al final de la calle, detrás de una curva, se abre ante nosotros el Campo della Maddalena. Sentimos un flechazo inmediato hacia este rincón de Cannaregio. La iglesia circular de Santa Maria Maddalena se alza a nuestra izquierda, pero lo más llamativo son sin duda las casitas de vivos colores que parecen sacadas de un cuento.

Nos paramos a descansar en la escalinata de la iglesia mientras observamos las peculiares formas de las chimeneas que coronan estas casas.Ya habíamos notado desde el primer momento lo curiosas que son las chimeneas en esta ciudad. Las hay de mil formas distintas y aquí tenemos una buena muestra de lo variadas que pueden llegar a ser.

No tenemos mucha prisa por retomar nuestro paseo. Estamos muy a gusto sentados al sol observando el ir y venir de personas y barcas. Pero necesitamos beber algo, así que buscamos un supermercado donde comprar agua y algún refresco.

Teatro Italia: un supermercado muy elegante

Retomamos nuestra ruta por Rio Terà de la Maddalena y al llegar a la altura del Campiello de l’Anconeta descubrimos el supermercado más espectacular de toda Venecia. Se trata de un Spar que ocupa el edificio del Teatro Italia.

El interior del supermercado (al que nuestras fotos no hacen justicia) ha mantenido los elementos arquitectónicos del antiguo teatro. No recordamos haber hecho nunca la compra en un supermercado tan lujoso como este. Y no os creáis que los precios son más caros que en otros. De hecho, son bastante más baratos que los de la cadena Coop, por ejemplo. Aunque sólo entréis a por una botella de agua, merece totalmente la pena que os paréis aquí unos minutos.

Ponte delle Guglie: un bonito puente sobre el canal de Cannaregio

De nuevo en la calle nos dirigimos ya sin más distracciones hasta el Ponte delle Guglie por Rio Terà San Leonardo.

Rio Terà San Leonardo es una calle llena de comercios, restaurantes y tenderetes donde venden todo tipo de recuerdos de Venecia. Como el resto de calles con este nombre (rio terà), San Leonardo fue un antiguo canal rellenado con tierra para convertirlo en una calle peatonal

Este puente recibe su nombre por los pináculos en forma de aguja que lo decoran. Cruza el canal de Cannaregio y un continuo ir y venir de gente pasa por él. Este puente es de los pocos de la ciudad que se han habilitado con una rampa. Así los turistas lo tienen más fácil para moverse con sus maletas, ya que Venecia no es precisamente una ciudad por la que sea sencillo desplazarse cargando con ellas.

En el caso de los turistas la cosa no pasa de ser anecdótica. Más difícil lo tienen los propios venecianos. Desde el que utiliza una silla de ruedas a los que llevan un carrito de bebé, la gente se las ve y se las desea para cruzar tanto puente y tantas escaleras. Y eso por no hablar de los barrenderos o repartidores, con sus carretillas siempre a cuestas.

Vistas al canal de Cannaregio desde el Ponte delle Guglie

Las dificultades de moverse por Venecia con el equipaje a cuestas

Algo que nos llamó mucho la atención fue la existencia de unos “porteadores” (no se nos ocurre otra palabra para describirlos) en los alrededores del Piazzale Roma y la estación de Santa Lucía. Allí abundan estos hombres que por un “módico” precio se ofrecen a llevar el equipaje de los recién llegados hasta sus hoteles. En el Ponte degli Scalzi, el más cercano a la estación de tren, vimos a un matrimonio algo mayor que cargaba con dos grandes maletas. Los pobres parecían no poder con ellas, y más aún teniendo en cuenta que ese puente en particular tiene muchos escalones. De repente se les acercó un hombre y les dijo que los ayudaba a cruzarlo por 10€.

La mujer parecía más que dispuesta, pero al marido le pareció un precio abusivo. A nosotros también nos lo pareció y cuando ya estábamos a punto de ofrecernos para ayudarles con las enormes maletas se acercó otro turista, alto y ancho como un armario. Con su pinta de levantador de pesas cogió ambas maletas sin ningún esfuerzo y las dejó al otro lado del puente. Seguro que se puede negociar el precio con estos porteadores, ¿pero quién puede negarse a la ayuda desinteresada de otro amable viajero?

Visitando el gueto judío de Venecia

Pero volviendo a nuestro relato, estamos frente al Ponte delle Guglie. Nos disponemos ahora a visitar un rincón muy especial de Venecia: el gueto judío. Nos dirigimos a la cercana calle del Ghetto Vecchio. Por ella nos vamos adentrando en el Ghetto de Venecia, el más antiguo del mundo.

Campo di Ghetto Nuovo

Se remonta al año 1516, cuando se impuso a los judíos residentes en la República de Venecia la obligación de vivir en la diminuta isla llamada Ghetto Nuovo. Sólo estaba comunicada con el resto de la ciudad por tres puentes, de modo que al caer la noche y entrar en vigor el toque de queda, los judíos quedaban recluidos en su interior. Posteriormente el gueto judío se amplió ligeramente, añadiéndole la calle del Ghetto Vecchio y otras calles aledañas.

Campo di Ghetto Nuovo

Una de las primeras cosas que notamos es que aquí los edificios son más altos que en el resto de la ciudad. Es algo comprensible: con lo apiñados que estaban en tan poco espacio, no les quedó más remedio que construir en vertical. Hay varias sinagogas que se pueden visitar. Si estáis interesados debéis dirigiros al Museo Ebraico di Venezia, que es quien organiza las visitas guiadas.

Campo di Ghetto Nuovo: el corazón del gueto judío

Hacemos una parada en una panadería kosher donde elaboran dulces típicos judíos. Se trata del Panificio Giovanni Volpe, en la calle del Ghetto Vecchio 1143. Allí compramos un par de dulces recién hechos. Son a base de almendra y nos recuerdan a los dulces tradicionales españoles, que tienen una elaboración muy similar.

Mientras nos los comemos seguimos caminando hasta llegar al Campo di Ghetto Nuovo, el corazón del gueto judío. Nos sentamos en un banco cercano al muro en el que unas placas conmemorativas recuerdan a los judíos deportados durante el nazismo. Hoy en día apenas quedan judíos en el gueto. Nosotros solo vemos a un hombre y a una niña vestidos con la indumentaria propia de los judíos ortodoxos, pero excepto por ellos y por algunos carteles escritos en hebreo nada queda ya del pasado judío de esta zona de Venecia.

Una comida deliciosa junto al canal de Cannaregio

Abandonamos el Campo di Ghetto Nuovo para seguir nuestro paseo por Cannaregio. Lo hacemos por un puente distinto al que hemos entrado y vamos parar a la Fondamenta dei Ormesini. Sin apenas gente, paseamos tranquilamente a orillas de un bonito canal.

Vistas al Campo di Ghetto Nuovo desde la Fondamenta dei Ormesini
Fondamenta dei Ormesini

Casi sin darnos cuenta se nos ha hecho la hora de comer. Decidimos regresar al canal de Cannaregio y buscar un restaurante. Hoy no tenemos ganas de pizza, preferimos algo un poco más elaborado. Cruzamos a la otra orilla del canal por el bonito Ponte dei Tre Archi y no muy lejos de allí descubrimos el restaurante Al Parlamento. Nos sentamos en la terraza, que está a pie del canal y ofrece unas vistas fantásticas.

Desde el Ponte dei Tre Archi se vislumbra la Laguna de Venecia
Ponte dei Tre Archi
Vistas al canal de Cannaregio desde la terraza del restaurante

Podemos recomendaros este sitio sin ninguna duda. La comida está deliciosa. Como entrante pedimos una ración de baccalà mantecato, un antipasti muy habitual en Venecia.

Después nos pedimos un plato principal para cada uno: una deliciosa lasaña a la boloñesa y unos ravioli con salvia, setas y nueces que casi nos hacen soltar una lagrimita de los buenos que están. En total pagamos 33,00€, un precio de lo más razonable en vista de la calidad de la comida.

Un barrio magnífico al que merece la pena dedicar algo más de tiempo

Tras la copiosa comida nos dedicamos a callejear un poco más antes de dar por finalizado nuestro paseo por Cannaregio. Vamos a parar al Campo San Geremia y desde allí la calle Rio Terà Lista di Spagna nos conduce directamente hasta el Ponte degli Scalzi. Una vez lo crucemos volveremos a estar en Santa Croce, listos para terminar allí el día.

Vistas al Gran Canal desde el Ponte degli Scalzi. Al fondo se ven la cúpula y el campanario de la iglesia de San Geremia

Sin duda Cannaregio nos ha sorprendido. Es un barrio muy tranquilo, con un pasado muy interesante y perfecto para pasear. No sabíamos que nos iba a gustar tanto, ¡y eso que nos quedaron muchos rincones por ver! Si alguna vez regresamos a Venecia, sin duda volveremos a Cannaregio con algo más de tiempo para explorarlo más a fondo.

Una respuesta a “De paseo por Venecia: Cannaregio y el gueto judío”

  1. […] más tiempo si alguna vez volvemos a Venecia, igual que nos lo prometimos al visitar los barrios de Cannaregio y […]

Deja un comentario